LA ORACION ES NUESTRA MAYOR ARMA ESPIRTUAL NUNCA LO OLVIDES SOLDADO DE CRISTO!

Nacidos Para la Batalla La vida del guerrero de oración, será una vida de entrega total, el guerrero muchas veces se sentirá “solo”, permitido por Dios, para que en su soledad, aprenda a clamar y en esos momentos de intimidad, Dios le revelará sus secretos y sus formas de tácticas de guerra espiritual. Muchas veces el guerrero no entenderá porque no hay respuesta a sus peticiones, pero si sabe que los pensamientos de Dios no son nuestros pensamientos y que Dios sabe lo que es mejor para su pueblo. El guerrero vive una vida constante de “guerra espiritual” con propósitos bien definidos, (arrebatar las almas del infierno) pues estando en el ejercito de Jehová, tendrá que ser disciplinado en todo, aprenderá a ser guiado solo por Dios, que hacer, adonde ir y que decir; son las formas en que el guerrero se someterá a esta disciplina de actitudes y guianza, se someterá a escuchar solo la voz de Dios, dejara ser instruido solo por Dios, evitara oír voces, que no vengan de él, someterá su carne, egocentrismo, sus decesos carnales, aspiraciones, sus emociones traicioneras, y vivirá la vida de Cristo, para poder ser usado por él, en una entrega total. Es ahí donde la unción del Espíritu Santo y la autoridad de DIOS, fluirá contra toda hueste de maldad espiritual y el guerrero saldrá siempre vencedor. Dios solo demanda de ustedes y de mí una entrega total, para ser guiados, en un sometimiento diario a su palabra y autoridad. Pagina de Temas de Guerra Espiritual

¡¡Pelea tu batalla soldado de Cristo!!

martes, 8 de julio de 2008

La Guerra Espiritual y Nuestras Armas


TEXTO: LUCAS 10:19

OBJETIVOS:


1. Comprender que nuestras armas espirituales para la guerra espiritual son espirituales.

2. Conocer cuales son nuestras armas espirituales, en esta lucha espiritual.

3. Tomar la decisión de combatir los poderes de las tinieblas usando las armas espirituales.


INTRODUCCIÓN: La Guerra Espiritual no es diversión ni juego. Satanás y los demonios que dominan son seres reales con personalidades torcidas, corazones malvados e intenciones malignas. Son poderosos más que los humanos, pero no son Dios ni nada que se le parezca. Muchos cristianos han sido apaleados espiritualmente, emocionalmente y físicamente porque no han sabido enfrentarlos como es debido. Al prepararse para la Guerra Espiritual, hay un aspecto que debemos tener en cuenta con mucho cuidado. Consideremos este aspecto en la Guerra espiritual.


I. NUESTRAS ARMAS DE GUERRA.


A. Debemos comprender que nuestras armas espirituales para la Guerra Espiritual son Espirituales. Suena simple, y en teoría lo es; pero es difícil en la práctica porque aún vivimos en la carne. La Biblia es bien clara: "Pues aunque andemos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas" (2 Corintios 10:3-4)


B. Estamos tan acostumbrados a tratar de resolver problemas sociales y económicos mediante la política, o problemas legales por medio de las cortes, o diferencias personales discutiéndolas, o relaciones internacionales haciendo la guerra, que al oír que Dios tiene un modo más elevado y efectivo a través de las armas espirituales, consideramos que son ilusiones de la imaginación, aunque seamos cristianos nacidos de nuevo. Esta actitud tiene que cambiar.


C. La Oración. La actividad central, fundamental para la Guerra Espiritual es la Oración. En un sentido la Oración es un Arma para la Guerra y en otro, es el medio a través del cual se utilizan todas las otras armas. En efesios 6 se habla de la guerra espiritual y se nos dice: "No tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes"(Efesios 6:12). Se nos instruye a ponernos toda la armadura de Dios, orando en todo tiempo con toda oración y suplica en espíritu (Efesios 6:18), sin la oración somos impotentes en nuestra lucha contra el enemigo.


1. Si la oración es la actividad central para la guerra espiritual, Ka actitud central para aquellos de nosotros que estamos en combate, es la fe y la obediencia.


2. En una ocasión los discípulos de Jesús trataron de echar fuera un demonio de un chico epiléptico y no pudieron después que Jesús intervino, expulsó al demonio y sanó al niño, los discípulos le preguntaron porqué ellos no habían podido hacerlo y Jesús les contestó: "Por vuestra poca fe" (Mateo 17:20). Los discípulos no tenían la fe necesaria para triunfar en este caso de Guerra Espiritual. Jesús alienta a sus discípulos diciéndoles que cuando aumente su fe, tendrán poder para mover montañas "y nada os será imposible" (Efesios 6:16).


3. ¿Qué hace la fe? En primer lugar, mediante la fe establecemos nuestra relación con Dios. Somos salvos por la Gracia a través de la fe (Efesios 2:8). Profundizamos nuestra relación con Dios mediante la fe. En Efesios registra una parte de toda la armadura de Dios como "El Escudo de la Fe" (Efesios 6:16).


4. La fe, no puede comprenderse separada de la obediencia a Dios. ¿Cómo sabemos si en realidad tenemos la clase de fe que nos lleva a una relación con Dios? "En esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo le conozco y no guarda sus mandamientos, el tal es un mentiroso, y la verdad no está en él" (1 Juan 2:3-4). La fe sin obras, es muerta.


5. La combinación apropiada de fe y obediencia puede resumirse en una palabra: Santidad. La santidad significa estar tan lleno de Dios que no hay espacio para nada más.

Si oramos con una actitud de fe y obediencia, las armas específicas que Dios nos ha dado para la Guerra Espiritual serán efectivas para derrotar al enemigo.


II. LAS ARMAS ESPIRITUALES ESPECÍFICAS PARA

LA GUERRA ESPIRITUAL


A. EL PODEROSO NOMBRE DE JESÚS COMO ARMA ESPIRITUAL. En muchos pasajes bíblicos enseñan la importancia del nombre de Jesús. Marcos nos dice que en su nombre echaremos fuera los demonios (Marcos 16:17).


Juan cita a Jesús diciendo: "Si algo pidieres en mi nombre, Yo lo haré" (Juan 14:14). Pablo dice que Dios le dio a Jesús el nombre que es sobre todo nombre (Filipenses 2:9).


1. Cuando Jesús nos invita a usar su nombre, nos transfiere su autoridad divina. Nadie tiene la autoridad de Jesús a menos que Él sea realmente su Señor. En el juicio muchos dirán: "Señor, ¿No profetizamos en tu nombre?" y Jesús les responderá: "Nunca os conocí" (Mateo 7:22-23).

2. El nombre de Jesús es un arma poderosa de Guerra Espiritual y concede tremenda autoridad, pero si solo lo usamos conforme a su voluntad.


B. LA SANGRE DE JESÚS COMO ARMA ESPIRITUAL. Apocalipsis 12 relata uno de los episodios más encarnizados de la Guerra Espiritual: Miguel y sus ángeles están luchando contra el Dragón y los suyos. Miguel gana "Por medio de la sangre del Cordero" (Apocalipsis 12:21).


1. Cuando Jesús derramó su sangre en la cruz, quebrantó para siempre el poder de Satanás. En la cruz Jesús; "despojando a los principados a las potestades, los exhibió públicamente (Colosenses 2:15).


2. Lo que más odia Satanás es que le recuerden la sangre de Jesús. La cruz es una vergüenza para él. Cada alma salvada por la sangre de Jesús es una vergüenza más.


3. La sangre de Jesús no debe tenerse como una especie de fórmula mágica, o amuleto de protección contra el mal, pero si debemos reconocerla como una arma de Guerra espiritual muy poderosa.


C. LA UNIDAD Y EL ACUERDO COMO ARMA ESPIRITUAL. El día más glorioso de la iglesia de Jesucristo fue sin dudas el Pentecostés. Aquel día "estaban todos unánimes juntos" (Hechos 2:1). El acuerdo era "en oración y ruego" (Hechos 1:14). Unas de las armas espirituales más efectivas es el acuerdo en oración.


1. ¿En qué nos ponemos de acuerdo?.


a. Nos ponemos de acuerdo en todo lo que la palabra de Dios nos está diciendo.


b. Nos ponemos de acuerdo en lo que vemos hacer al Padre por el Espíritu Santo. Aún Jesús dijo que Él hacia solo que veía hacer al Padre (Juan 5:19).


c. Nos ponemos de acuerdo para orar y el poder contra el enemigo se multiplica.


2. Jesús dijo: "Si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquier cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos" (Mateo 18:15). Esta es la razón por la que la oración de acuerdo es tan importante en la Guerra Espiritual.


D. EL AYUNO COMO ARMA ESPIRITUAL. Aparentemente algunas formas de guerra espiritual requieren ayuno como requisito previo para la victoria. Cuando Jesús le explica a sus discípulos porqué ellos no habían podido expulsar el demonio del niño epiléptico; les dijo: "Pero este género no sale sino con oración y ayuno" (Mateo 17:21).


1. Los apóstoles ayunaban cuando deseaban escuchar la voz de Dios (Hechos 13:2-3).


2. El más alto nivel de enfrentamiento de todos los tiempos fue la tentación de Jesús en el desierto. Jesús estaba ayunando 40 días. Jesús estaba debilitado en lo físico pero grandemente fortalecido en el Espíritu.


3. EL ayunar es un privilegio que nos acerca a Dios y nos hace más receptivos para escucharlo. No es una insignia de mérito espiritual que nos haga mejor que los demás. No es un método para manipular a Dios a fin de que haga lo que nosotros queremos.


4. Manteniendo la actitud correcta. El ayuno es una de nuestras armas más útiles.


E. LA ALABANZA COMO ARMA ESPIRITUAL. Pablo y Silas nos muestran correctamente cuan poderosa es la alabanza como arma de guerra espiritual. En Filipo, Pablo había expulsado de una Pitonisa un espíritu de adivinación de alto rango, y encolerizados sus amos por eso, hicieron azotar y arrojar en prisión a ambos; encerrados en el más profundo calabozo, con los diez en el cepo. ¿Qué hicieron, Pablo y Silas? ¡Alabaron al Señor! "A media noche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios" (Hechos 16:25). El resultado fue un terremoto divino que sopló sus cadenas. Pablo y Silas salieron victoriosos, pero el secreto fue que alabaron a Dios antes de ver la victoria.


F. LA PALABRA DE DIOS COMO ARMA ESPIRITUAL. En Efesios 6 se describe en detalle toda la armadura de Dios, de las seis partes de la armadura de Dios, cinco son armas defensivas y una sola ofensiva: La Espada del Espíritu es la Palabra de Dios (Efesios 6:17). Para desarrollar con efectividad la Guerra Espiritual, es crucial conocer la voluntad de Dios y escuchar su Palabra y actuar de acuerdo a ella.


CONCLUSIÓN: Las Armas de Nuestra Arma Guerra Espiritual, no son carnales. Según maduremos en las cosas de Dios aprenderemos mejor a usar el nombre de Jesús, la sangre de Cristo, el acuerdo, el ayuno, la alabanza y la Palabra de Dios. Estas no son las únicas armas que tenemos para la Guerra espiritual, pero son importantes para resistir al enemigo.


Chat de Agradecimientos y Sugerencias